The Faces Book #5: Valerie

Pocas veces coincido con Valerie, así que la primera vez que me crucé con ella en la oficina una vez iniciado este proyecto, le propuse hacer la foto de inmediato, ella me pidió si lo podíamos posponer para el día siguiente, que le iba mejor.

Así pues al día siguiente, aprovechamos la hora del desayuno para salir de la oficina y tomar la foto, le hice tres fotos en dos sitios distintos, pero la luz que teníamos era realmente mala y decidimos volver a repetir la foto a la hora de comer.

Esta vez si, conseguí el resultado deseado en tres fotos, probamos una más con la ceja arqueada, que realmente no nos gustó.

Una vez finalizado el trabajo ella se fue para su casa en su nueva moto, de la que me dijo estar realmente enamorada, donde le esperaban sus padres que estaban de visita llegados de Argentina.

Nota: La cerveza la dejamos para otro día, resulta que no está bien visto beber alcohol en horario laboral.