The Faces Book #29: Marta

A Marta la cogí en un momento de cambios, ya que después de un tiempo viviendo en Barcelona, en breve se volvía a vivir a Girona. Con esa excusa lleva un tiempo despidiéndose de la ciudad, pensando que cada cosa que hace, no la volverá a repetir, pero los amigos ya le decimos que de despedirse nada, y que esperamos que venga a vernos a menudo para poder seguir visitando la Barceloneta, el barrio de Sant Antoni, y porque sobretodo, nos debe una despedida en Sant Andreu, el barrio donde vive actualmente. Ah! Y una comida en el Restaurante Taverna Can Roca (nada que ver con el Celler).

A pesar de haberle podido tomar la foto en cualquier parte de Barcelona o incluso en Girona, pensé que lo más acertado era que se la hiciera en la montaña, así que una excursión con los amigos a Santa Fe del Montseny en búsqueda de una avioneta que se estrelló en el año 2.000, era el momento perfecto para tomársela. Porque si algo le gusta a Marta es la montaña y esquiar, pero a esta última actividad, tenía claro que no me apuntaría, bastante trabajo tengo para mantenerme en pie en tierra firme, como para que la superficie resbale.

Durante todo el trayecto que hicimos andando, estuve buscando un punto donde hacer la foto, finalmente decidí que un camino más amplio y con buena luz, era el lugar perfecto para tomársela, así que una vez que conseguí que nuestros amigos no la hicieran reír ni la pusieran nerviosa y tras tres disparos, y una foto con los ojos cerrados tuve suficiente.

Nota: En esta ocasión, el aperitivo lo tomamos en la Barceloneta, el día anterior como anticipo a la foto, fue un vermouth de esos que sabes cuando empiezan, pero no cuando acaban.